Dime qué escribes, dime qué te apasiona

Sofía
dime que escribes, dime que te apasiona - inspiracion volatil blog

dime que escribes, dime que te apasiona - inspiracion volatil blog

 

No sé si en algún momento, algún post del blog mencioné que desde hace un par de años he estado trabajando en mi primer libro. Si eres alguien que lee esto por primera vez, pues ahora ya lo sabes, me encuentro dentro de ese gran grupo de aspirantes, de escritores que sueñan con publicar por primera vez. En fin, han pasado alrededor de dos años y medio, y al fin, después de tanto tiempo, tantas horas y tantas ideas, he llegado a “la historia”. Esa idea que poco a poco se fue incubando hasta que finalmente salió.

Pasó tanto tiempo conmigo escribiendo una y otra vez diferentes ideas, historias y personajes, que la verdad, aprendí bastante tanto del proceso como del feedback que me dieron. Esta semana estuve organizándome con el blog y de la nada pensé:

¿Por qué no contar lo que aprendí?

Así que aquí les vienen un par de tips para aquellos que están adentrándose en las aguas de la escritura y no saben cómo comenzar su novela. Bueno, a cualquiera en general pienso que le podrían servir estos tips 😉

1. Habla sobre algo que te importe

Esto precisamente estuvo rondando mi cabeza hace un mes aproximadamente. Recuerdo muy bien hace un año tal vez cuando me topé con un artículo de Chuck Palahniuk (autor de “Fight Club” o “El Club de la Pelea”, entre muchos otros y uno de mis escritores favoritos). En este artículo Palahniuk habla sobre tips de cómo mejorar en la escritura, y de todos ellos el que me marcó fue este: “Habla sobre algo que te importe” y recién me acabo de dar cuenta de lo importante que es. Es precisamente en este punto donde se define qué tanto va a fluir tu creatividad y el desarrollo de la historia.

En pocas palabras, no empieces a escribir sin un concepto o una idea principal. Este concepto debe de ser algo con lo que te identifiques, algo que te apasione y que te permita escribir o hablar mucho al respecto. Esto puede ser cualquier cosa: desde expresar tu opinión sobre cierto tema en específico, transmitir una experiencia, transmitir un mensaje o la historia de alguien. En fin, hay muchas posibilidades. Aquí lo principal es tener algo de qué hablar que sustente tu historia, porque por más increíble que sea, si no tienes un por qué no podrás llegar a terminarla, que es lo que me pasó a mí. Tenía muchas historias en mi cabeza, y siempre al empezarlas tenía el presentimiento que eran buenas, pero al empezar a desarrollarlas no pasaba de un par de páginas. Me quedaba sin palabras y sin rumbo.

2. Conoce tu rumbo pero no lo sigas al pie de la letra

Una vez tengas un concepto o un tema que te apasione, debes de marcar sea mentalmente o escrito en papel una pequeña guía del desarrollo de la historia. Esta guía debe de contener de una manera simple y con pocas palabras los eventos claves en el desarrollo de tu historia. Nada muy elaborado, simplemente será para que tengas un rumbo. Esto quiere decir que, al igual que el concepto o el punto de partida es importante, también lo es saber hacia dónde te diriges. Una vez lo tengas claro todo empezará a fluir. Eso sí, no te tomes la guía muy en serio. Es bueno saber a dónde vas, pero ¿Y qué pasa si regresas a una escena olvidada? ¿O si revives a un personaje? :p Ahí está la magia de escribir. Conoce tu rumbo, pero nunca dejes de sorprenderte a tí mismo.

3. Detalles, detalles, detalles.

Proporciona detalles, muchos detalles cada vez que puedas: a la hora de describir personajes, lugares, escenarios, secuencias. Los detalles ayudan al lector a ubicarse en la historia, a poder ver y sentir el personaje y sus acciones. A la vez que, dan un sentido de profundidad a cada elemento que describes. Otro tip de Palahniuk es tratar de no hacer la típica descripción de algún personaje. ¿A qué me refiero? A ese típico párrafo al principio de la historia donde uno acostumbra a veces a describir a profundidad el aspecto físico de algún personaje, antes de que este empiece a actuar. Lo mejor, según Palahniuk, es hacer las descripciones un poco más dinámicas, partiendo de las acciones de este. Por ejemplo, si nuestro personaje es madre soltera y estamos describiendo cómo juega con su bebe, podemos aprovecharnos de esa escena describiendo su cabello con una acción escribiendo algo como “el risueño bebe jugueteaba con el cabello negro y liso de su madre” en vez de decir algo tan simple como “la madre tenía una cabellera negra y lisa”. ¿Ven la diferencia? La primera opción impacta mucho mejor que la segunda, a la vez que nos proporciona más información acerca de lo que está sucediendo.

4. La inspiración por dosis

Otra cosa que me solía suceder era que cada vez que me sentaba a escribir escribía hasta prácticamente vaciar mi cabeza. Pero ¿Y qué pasaba al día siguiente? ¡Ya no sabía cómo continuar! Otro de mis tips, bueno más bien de Hemingway que leí por ahí, es no hacer esto. La cita que leí de Hemingway va algo así:

The best way is always to stop when you are going good and when you know what will happen next. If you do that every day when you are writing a novel you will never be stuck. That is the most valuable thing I can tell you so try to remember it.”

Traducción:

“La mejor forma es parar de escribir cuando sabes que vas bien y cuando sabes qué es lo que pasará después. Si haces eso todos los días cuando escribes una novela entonces nunca te estancarás. Eso es lo más importante que puedo decirte entonces trata de recordarlo”

Creo que esto se explica por sí solo 😉

 

En conclusión, estos son los tips que me han dejado marcada y que hasta hace poco pude entenderlos bien y ponerlos en práctica. Espero que les sean útiles.

Y ya cómo saben, si tienen otros tips o sugerencias pueden comentar acá abajo 😉

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.