5 peores excusas en fotografía

Sofía

 

Fuente: Concepto de frustración

Es común que pienses en algún momento (si te interesa la fotografía) por qué no meterte de lleno al asunto. Los fotógrafos principantes tienen un largo recorrido por hacer, para convertirse en lo que siempre han querido, sea tomar buenas fotos, ser reconocidos o llegar a tener una fotografía en alguna revista como la National Geographic. Pero, como en cualquier otro camino que tomemos, se enfrentan retos, y depende de nosotros si nos dejamos llevar por cualquier excusa y rendirnos, o seguir adelante. A continuación, les cuento las peores excusas, esas trampas mentales que no nos dejan avanzar, pero que tenemos que superar para cumplir el objetivo.

1. “Mis fotos son malas”

No hay que dejarse llevar por el perfeccionismo. Cuando se empieza todavía no se tiene gran conocimiento del asunto, por lo que es normal tomar 10 fotos malas y entre esas tener una sola que sea buena. Hay que tomárselo de buena manera, pues así es el proceso de aprendizaje, se empieza desde abajo para poder subir poco a poco hasta la cima.

2. “Mi equipo no es bueno”

El hecho de tener una buena cámara y montón de artilugios no significa que vayas a tomar fotos. Lo más importante es aprender a usar bien la cámara que poseas, sea de esas viejas con rollo (la de mi padre es así y logré medio aprender de ella) o una de esas nuevas con pantalla con infinidad de fotos a tomar. El punto es, conocer todas las funciones que tenga la cámara y aprender a usarlas a tu favor. Ya después, conforme adquieres experiencia, puedes adquirir el resto de artículos que necesites.

3. “Lo estoy haciendo mal”

Si, a mi me pasó también que en la primera clase de fotografía me sentía completamente intimidada por la cámara. No tenía la más mínima idea de cómo sostenerla, menos de cómo usarla. Pero poco a poco vas aprendiendo que no hay por qué sentir miedo. Al principio, si empiezas en una cámara digital, tal vez la tengas en modo automático, el truco aquí es ir poco a poco pasandolo al modo manual, así no sientes una transición tan dramática. Por supuesto, al mismo tiempo, debes investigar y practicar cómo utilizarla manualmente.

4. “Nunca seré como esos profesionales”

Dos consejos:

  • Todos los profesionales empezaron como tú.
  • Si aspiras a ser profesional, investiga, sigue los pasos de tu fotógrafo favorito y pide consejos.

5. “No tengo programa para editar fotos”

Si photoshop está fuera de tu alcance, puedes utilizar:

Otra manera de obtener photoshop, sin tener que comprar toda la suite, es photoshop elements. Esta tiene las herramientas básicas para editar fotografías y, es más barato. Otra alternativa en software de Adobe es el Photoshop Lightroom software, que igual, es menor el costo, pero a diferencia de photoshop elements, es todo un paquete.

Concluyo diciendo que, no vale la pena cualquier excusa, por más tonta que sea, para interferir tu camino. Si la fotografía es lo que te gusta, lo que te apasiona, entonces no debes dejar que factores externos te afecten. Sigue adelante, y como siempre digo: disfruta el camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.