Analizando mis hábitos digitales

Sofía
Minimalismo digital - Inspiración Volátil Blog

Este ha sido un tema que vengo dándole vueltas desde hace tiempo. Hace dos meses apróximadamente nos dio Covid con la Chiqui. Eso, en pocas palabras, me detuvo por completo y estuve reflexionando mucho esa semana. No solo sobre la fragilidad de la vida, entre tantas cosas, sino también en cómo fue que mis hábitos digitales cambiaron sin darme cuenta.

Si quieren saber más de lo que hablé les comparto el video:

En fin… sigo teniendo secuelas al respecto. Y es que, desde ese entonces no me he sentido 100% tranquila. Seguía sintiendo un poco de ansiedad,  y por más que tratara de ajustar mis horarios… todo seguía igual. No fue hasta ayer, hablando con mi mamá, que dijo algo que me puso a pensar:

“¿Por qué te gusta compartir cosas tan personales? ¿No te parece mejor cerrar más tu círculo? No solo para proteger a la Chiqui y tu familia, sino también para protegerte a ti”

La conversación se inició por otro tema la verdad, pero terminamos con esa pregunta. Después de analizar mi tiempo de uso de celular y las aplicaciones que uso más, llegué a la conclusión que todo giraba entorno a Instagram. No solo el planear y crear los posts, sino el tratar de estar poniendo stories y la “obligación” que sentía al poner reels me estaba afectando. Eso sin mencionar el juego de la comparación con otras cuentas y la influencia de la números. Todavía, a pesar de tener todo eso en la cabeza, le agregué el peor factor de todos: el seguir a gente experta en Instagram. Eso de estar tratando de aprender cómo vencer el “algoritmo”, si uso o no hashtags, cómo tener más vistas, cómo tener más seguidores … me terminó de hundir. Perdí por completo el horizonte. Como he dicho antes, detrás del número hay una persona. Antes de la cantidad de seguidores TENGO que pensar en cómo puedo darles VALOR y que se sientan bien con mi presencia cibernética. Tengo que pensar en no desperdiciar su tiempo. Eso sumado a otro par de razones personales, hizo que me pusiera a pensar:

“Si Instagram es lo que me está haciendo mal, entonces ¿qué pasaría si ya no lo uso?”

Es así como se me vino la idea de hacer un experimento: dejar de usar Instagram todo septiembre (30 días). Por supuesto que haré un video contando los resultados hahaha. Si algo es cierto es que, el proceso de crear mis videos, posts y podcasts siempre me ha gustado. La parte de las redes siempre ha sido una situación amor/odio. Sigo varios canales en Youtube con los que he aprendido muchas cosas, pero al ver que estos también tienen cuenta en Instagram inconscientemente me obligó a “tratar” de hacer lo mismo que ellas. Cuando al final, creo que no es necesario.

He aprendido, “a la brava” como dirían por aquí, que ese “juego de influencers” no es para mi. Al final del día, lo que quiero es poder aprender, compartir, enseñar y crear contenido de valor. Y la forma de hacerlo es, como dije antes, por medio del blog, podcast y videos.

No se preocupen, no me iré a ningún lado. Solo enfocaré mis fuerzas para conectarme más por acá y desconectarme de las redes. Les contaré en un mes cómo salió el experimento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.