Anna Todd y los efectos de “After”

Sofía
after anna todd - inspiración volátil blog

Recuerdo muy bien la primera vez que hablé con mi mamá acerca de este libro en específico. No sé si lo había mencionado antes, pero a mi mamá no es para nada fanática de este tipo de “lectura light” como suele llamarla, eso significa también que tampoco le gusta Paulo Coelho, pero esa ese otra historia. En fin, se darán idea de lo que opina ella del libro de After. Yo simplemente me reía o no le ponía mi atención al libro,  más que nada pensando que ha de ser otra historia de amor para adolescentes.

Pero no… Estaba muy equivocada.

No fue hasta que, gracias al blog de una escritora que sigo, terminé leyendo una reseña del libro. ¡Quedé boquiabierta! Lo que me gustó de esa reseña fue que no era un típico análisis de qué tan bien o mal está escrito o desde el punto de vista literario, más bien fue de su contenido y el mensaje que transmite. Junto a pantallazos del libro y varias partes subrayadas, el análisis mostraba un lado que no me esperaba para nada de esta novela, que por si fuera poco, muchas adolescentes de quince años aspiran o se identifican con ella. Sí, esto fue suficiente para que me decidiera.

Me iba a lanzar a hacer algo que no esperaba:

Iba a leer After.

Como siempre he dicho, y lo repito varias veces en el blog: Si no sabes de algo, no opines de ello. Es por eso que decidí hacer el experimento de leer el libro, analizarlo y ver qué me parecía. Obviamente haré un post especial para eso cuando lo termine, que es muy probable que salga la otra semana 😉

Lo único que diré por el momento es que en realidad me sorprende ver cómo se repite una y otra vez la misma fórmula. Lo hemos visto en muchas partes, desde películas hasta libros, pero este patrón en específico de “chico malo se enamora de la chica invisible que le gusta leer” ya es demasiado. Pienso que esto más que nada se vio intensificado con el surgimiento de Crepúsculo, y peor después con 50 Sombras de Grey.

Algo que se me ocurrió hacer durante la lectura, que todavía continúa, es registrar en mi twitter mis reacciones junto al número de capítulo que iba. Para que se den una idea, la versión que descargué tiene 97 capítulos. Sí, ¡97! Lo he ido leyendo en la oficina todo este tiempo, y una vez un amigo al darse cuenta de la cantidad de capítulos que tenía el libro me preguntó:

“¿Cuántos capítulos en total tiene eso? ¿Estás leyendo la Divina Comedia o qué?”

Ahora voy ya por el capítulo 87 de 97, ¡Ya sólo 10 capítulos faltan! Tengo muchas cosas que decir, pero mientras, en lo que termino les comparto los tweets de mis reacciones 😉 (No son muchos, pero iré actualizándolo en lo que llego al final)

   

   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.