Cazando oportunidades

Sofía
Hustle - Inspiración Volátil Blog

Ya iniciando el segundo mes del 2019, les apuesto que muchos han de estar pensando en mil cosas, tal vez la mayoría en el día del cariño, qué harán o con quién estarán para esas fechas… en cambio conmigo la escena es completamente distinta. Recuerdo que he hecho muchos posts personales acá en el blog, y esta vez no será la excepción: este mes se ve totalmente distinto para mi porque una vez más me quedé sin trabajo. Lo que le agrega ese toque diferente a esta situación es que por primera vez con Crystian (mi esposo) los dos estamos iguales, trabajando desde casa y cazando oportunidades al mismo tiempo. Cuando se trata de verle el lado bueno al asunto, es que por lo menos ahora puedo regresar a hacer mi antigua rutina de gimnasio (hahaha) y dedicarle más tiempo al blog y mis nuevos proyectos para este año. 

Más que nada, lo que quiero compartir también en este post, es que al final toda experiencia tiene su lección. Peor todavía cuando se trata del caso de perder un trabajo. El punto es no reaccionar de manera negativa, al contrario, tratar de examinar lo que se vivió y sacar nuestras propias conclusiones de qué podemos mejorar para la próxima ocasión, y el resto desecharlo.

Esto me recuerda mucho a algo que me pasó en un antiguo trabajo: Estábamos optimizando unas landing pages con un amigo que es programador, cuando al usar una herramienta para escanear la página nos dimos cuenta que la sección de aspectos para mejorar, para no decir específicamente “cosas que estás haciendo mal” tenía el título de “Oportunidades”.

Oportunidades.

Apenas han sido como cinco días desde que no tengo trabajo, pero esa palabra no ha desaparecido de mi cabeza desde ese entonces. Se puede tener todo un popurrí de emociones, pero algo que no debemos de perder de vista es el aprovechar las oportunidades que se nos presentan en el camino… o tener el valor de crearlas. Sea cual sea la definición que cada uno tenga del éxito y lo que quiera hacer de sus vidas, pienso que lo más importante es llegar ahí por uno mismo, no por nadie más, y ser feliz. De nada sirve estar haciendo algo solo por el hecho de sobrevivir, porque no hay nada más y sentirse miserable. No vale la pena vivir así. 

Junto a estas oportunidades, es normal tener miedo… el truco es no dejarse llevar por ello y aún así seguir adelante. Es algo que poco a poco he tratado de hacer últimamente. 

Quiero terminar este post en un tono un poco más optimista, así que para no aburrirlos más con mi situación, les deseo un buen inicio de febrero, ánimos para seguir con las metas que se propusieron en enero… y un feliz día del cariño por adelantado 😀

P.D. Igual, les estaré comentando por acá más adelante de cómo vamos con Crystian, nuestros inventos de trípodes para hacer videos de lettering y más cosas de las que él me está ayudando para el blog 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.