La importancia de la flexibilidad

Sofía
La importancia de la flexibilidad - Inspiración Volátil Blog

Apenas es martes, y ya sé que no podré hacer mucho para el blog esta semana. Entre responsabilidades olvidadas, rutinas “fallidas” y el feriado de la Independencia de Guatemala… en fin, decidí mejor relajarme al respecto. Así fue como se me ocurrió mejor, entre todas las opciones, escribir por acá hoy.

¿Por qué decidí hablar de la flexibilidad? Porque junto a la resiliencia, creo que son claves para poder llevar una vida relajada. Es cierto, la rutina y consistencia nos hacen ser mejores y a veces hasta más productivos… pero cuando surgen imprevistos, la falta de flexibilidad nos hace ser muy duros con nosotros mismos. Y al final, eso es lo menos que queremos. Está bien ponernos metas, horarios y rutinas, pero creo firmemente que siempre hay que dejar espacio para ser flexibles. Siempre es en esos momentos inesperados cuando podemos encontrar cosas que no esperábamos, como creatividad,  o incluso, hasta un momento de paz. Quien sabe qué más podríamos encontrar en esos “momentos extra” que nos da el dia.

Quiero resaltar aquí que, es muy importante no asociar nuestro valor como persona con nuestra productividad. La cantidad de cosas que hacemos en un día no equivale a qué tan buenos o malos seamos. Hay muchos factores que intervienen en nuestros días y que nos permiten hacer o no hacer ciertas tareas. Es ahí donde entra la flexibilidad. Cuando nos permitimos detenernos, analizar lo que estamos haciendo y hacemos los ajustes necesarios para nuestro propio bien. No por el bien de nuestro trabajo o de alguien más, sino por nosotros. Lo que nos haga sentir mejor, que estamos dando nuestro mejor esfuerzo y, más que nada, que estamos haciendo lo posible dentro de nuestro rango de tiempo… en vez de hacer lo contrario. Matarnos por entregar cosas a última hora, quedarnos hasta tarde afectando no solo nuestra salud mental sino la física también. Inevitablemente, llevándonos al punto de quiebre o al famoso “burn out”.

El ser mamá ha hecho que aprenda a ser más flexible en muchos aspectos de mi vida. Los niños no son nada predecibles, así que ha sido una de las tantas lecciones que me ha dado la Chiqui Pau. Eso, junto a la habilidad de poder adaptarse al cambio, a cualquier situación, hace que los días sean de alguna forma un poco más “llevaderos” como solemos decir a veces.

Así que esta es mi señal para todos (y para mi misma) de liberarse un poco. De darnos cuenta de cómo estamos usando nuestro tiempo, usarlo sabiamente y saber cuándo es momento de detenerse… o simplemente cambiar de rumbo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.