Mis nuevas rutinas

Sofía
Rutinas de mañana y noche, Hayley Murray - Inspiración Volátil Blog

Debo decir que, poco a poco, he podido ir cambiando cosas que antes no creía posibles. Entre esos mi rutina de mañana. En mis años de adolescencia recuerdo que me encantaba quedarme despierta hasta tarde haciendo mil cosas. Desde escribir, leer, ver películas de terror, haciendo bisutería… en fin, era un “night owl” como les dicen por ahí. 

Recuerdo los primeros intentos de despertarme temprano y hacer ejercicio. Más que nada después de casarme. Siempre fue una batalla. Aún cuando ya había agarrado ritmo de ir al gimnasio con mi esposo, el solo hecho de levantarme de la cama me parecía agobiante. 

No fue hasta hace un mes aproximadamente que desbloqueé algo en mi cerebro. Todo gracias a dos youtubers: Matt D’Avella y Margaret Matheny. Logré combinar varias cosas que aprendí de ellos dos, y logré entenderme a mi misma. Y lo más importante, lo que necesitaba hacer en las mañanas para sentirme bien. Es fácil dejarse llevar por lo que miramos en las redes, otros videos y otras rutinas. Lo difícil es de verdad detenerse, pensar e identificar lo que tenemos que hacer para sentirnos bien y no obligarnos a hacer lo que los demás están haciendo.

Es así como, antes de enfermarme de covid, logré despertarme temprano a hacer mi pequeña rutina por más de dos semanas. No me lo podía creer. Es como si ahora mi cerebro espera con ansias el poder levantarme y hacer la rutina. Al salir del covid, me tomé mi tiempo para regresar a ello. Hoy justamente estoy en mi dia 6, y puedo sentir cómo poco a poco me voy sintiendo mejor.

Si quieren saber cómo lo hice, les comparto el video:

Ahora con respecto a mi rutina de la noche… esta cambió por completo de forma inesperada.

La parte del ejercicio en casa ha sido un poco inestable en los últimos meses. El clima no ayuda para nada. Si hace frio, por más ganas que tenga de salir a correr no lo hago. Y aunque esté dentro de la casa, al despertar lo menos que quiero es quitarme mi pijama calientita hahaha. Hubo un par de días que medio lograba hacer ejercicio en la noche, después de acostar a la Chiqui. Pero la rutina de ella a veces se alargaba, y al final, mejor me iba a bañar y a hacer la cena.

Esta es la parte donde voy a hablar de #parenting, pero la última semana fue un caos con la hora del baño. Para resumirlo: ella ya no quería sentarse en la bañera, así que pensé… ¡este es el momento para cambiar a baño de niña grande! Inmediatamente, pasamos de una rutina de baño de 1 hora (a veces más -_- ) a una de ¡3o minutos! No me lo podía creer para ser honesta. Así que, para aprovechar esos momentos nuevos y preciados al final del día, he empezado a establecer mi nueva rutina de noche 😀 Sumado con un par de nuevas reglas que empecé a poner en práctica para poder terminar el día de forma intencional, cuidarme, cenar y relajarme sin mi celular a la mano.

En fin, estas son pequeñas prácticas que me han ayudado no solo a simplificar mi vida, sino también a vivir de forma intencional y lenta. He aprendido bastante sobre mi misma, no solo lo fácil que puedo autosabotearme, sino también lo importante que es poder cambiar el “switch” y decir que no tiene nada de malo ponerme a mi de primero. 

Si les gustó este post, cuéntenme si les gustaría que hiciera videos de mis rutinas 😀

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.