¿Qué tengo que hacer para ser minimalista?

Sofía
Nguyen Dang Hoang Nhu, manos de persona pensando - Inspiración Volátil Blog
Foto por Nguyen Dang Hoang Nhu en Unsplash

 

Encontré el minimalismo en el 2017, e inmediatamente me sentí identificada. A lo mejor lo encontré en el momento correcto, pero desde el primer día no dude en llamarme una minimalista. A pesar de adentrarme rápidamente en el proceso y saber que todavía me faltaba bastante para depurar, me di cuenta que otras personas batallan con esto.

¿Cómo saber en qué momento uno pasa a ser un minimalista?

¿Hay una serie de requisitos?

¿Cuántos objetos hay que tener?

Para ser honesta… no hay una respuesta concreta a estas preguntas. Tal vez solo para la primera, a lo cual puedo contestar algo tan simple como: sé lo que tú decidas ser, sin importar en qué etapa estés. No recuerdo muy bien si lo tomé de Haruki Murakami o de The Minimalists, pero solo con el hecho de llevar a cabo una acción uno se convierte en eso. Por ejemplo, si te gusta escribir todos los días entonces ya eres un escritor, si te gusta correr todos los días ya eres un corredor. Esto significa, si empezaste ya en tu camino a un estilo de vida minimalista, entonces ya eres un minimalista.

Lo que me encanta es ese conjunto de palabras: “estilo de vida”. Los cambios que en verdad son para bien de uno, no pueden ser pasajeros. Para que uno experimente los beneficios de algo en concreto, sea para una dieta saludable, una vida activa o algo creativo, es importante poder implementarlo en su rutina diaria, hacerlo un hábito. La mayoría puede ver estas decisiones o cambios como un proceso que tiene un principio y un final. “Si hago x cosa durante x días, voy a tener estos resultados”, lo ven como algo temporal, una etapa a la que poco a poco pierden la motivación y la dejan a medio camino. Comparemos esta mentalidad temporal con una permanente. Donde uno decide las nuevas reglas, y poco a poco empieza a introducir nuevos hábitos para poder construir un nuevo estilo de vida.

Empiezo explicando el cambio de estilo de vida porque el minimalismo es más que solo depurar tus posesiones materiales. Solo por el hecho de depurar una vez tu casa, no significa que ya seas minimalista. Por supuesto, la intención cuenta, pero la idea en hacer el cambio de estilo de vida es mantener ese estado de depuración. Por depurar me refiero en todo aspecto, desde lo material hasta espiritual, digital y hasta tus relaciones con los demás. Tampoco me refiero a que depures tus amistades, pero si hay que reconocer qué personas, objetos, prácticas, hábitos te dan valor y cuáles no. El reconocer cuáles de estas cosas son esenciales e importantes para ti hace que la vida se simplifique mucho más, y puedas navegarla un poco más tranquilo. Quiero mencionar aquí que no hay una “definición oficial del minimalista”. Un estilo de vida de este tipo se adecúa a las diferentes necesidades de cada persona e incluso familia. Es cierto, uno no tiene que ser soltero para ser minimalista. Si no me creen busquen en Youtube a The Minimalists, Joshua Becker, Matt D’Avella, Meghan Livingstone, Sarah Therese y a Ashlynne Eaton. Todos ellos se describen como una persona minimalista y cada uno lo vive de forma diferente.

Al final, pueden haber muchas razones por las que te identifiques y quieras empezar un camino minimalista, pero el viaje en sí trata de hacerte la vida más simple. Si el depurar tu vida en varios departamentos te va a hacer sentir mejor, hazlo. Desde ese primer día ya eres un minimalista. ¡Felicidades! 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.