Quién eres hoy y quién serás mañana

Sofía
hello my name is - inspiracion volatil blog

Admito publicamente que estos últimos dos meses, más que nada las últimas semanas, he realizado un constante análisis; tal vez, preguntándole demasiado a la vida sobre sus propósitos con mi propia existencia. Viendo tantas cosas, eventos, personas alrededor mío he llegado a la conclusión que:

Todos por naturaleza humana tenemos la necesidad de trascender, hacer algo que importe en nuestra vida. De manera que creamos que parte de nosotros no morirá y será recordada.

Esta idea ha estado revoloteando en mi cabeza por mucho tiempo. La verdad que yo, con el sólo hecho de llevar mi rutina de lunes a viernes de trabajo-casa, me he dado cuenta de esa sensación de vacío, tal  vez aburrimiento. En cierto grado, tal vez dejé de escribir en este blog como un experimento, dejar que el blog, la vida tomará su rumbo mientras yo observaba toda la escena sentada como si estuviera en una sala de cine o en mi propia sala de estar frente a la televisión. Sólo me faltaba mi cubeta de poporopos.

Lo cierto es, que en la vida no se puede hacer eso. Uno no puede esperar a que las “cosas” se arreglen mágicamente mientras uno se hace el loco. Fue ahí cuando me dí cuenta del por qué de mi “aburrimiento”: dejé de escribir, dejé de sentir esa emoción de investigar o dibujar cualquier criatura que pasara por mi cabeza cada noche. Todo debido al conocido “cansancio” que uno tanto escucha quejarse a los padres o adultos en general.

Parece que la escena cambió.

Sigo pensando de mí como una niña de 24 años (hehe 🙂 ) No me siento como adulta, no sé cómo me debería de sentir la verdad. Todo parece apuntar al hecho de la transición de la escena universitaria a la vida real, y lo único que queda por hacer es adaptarse rápidamente o sino… Bueno, creo que no hay otra opción, o uno se pone los pantalones en el asunto o no hace nada.

En momentos parece que divago demasiado, lo que quiero decir es que en todo este tiempo tenía una rutina con el blog que se adaptaba a mi vida universitaria, y ahora está completamente rota. Ayer pasé alrededor de 10 horas metiendo todas mis facturas al programa de la SAT y, aún hoy, sigo viendo números y enloquezco si miro una factura tirada en otro lugar de la casa.

Al principio hablaba sobre la trascendencia, sobre quiénes somos y lo que hacemos que sea importante. Puede que ciertas personas les parezca importante tener muchos followers en Twitter, salir en televisión, ganar mucho dinero, ser el popular, en fin… Uno puede ser muchas cosas, y todas esas cosas importan en la medida que nos hagan felices. Ya es cuestión de cada quien si es algo que en verdad les alimenta el espíritu o es meramente algo superficial y estúpido.

Con respecto a mí, creo que al fin llegué al fondo de la madriguera. Hasta cierto punto, creo entender al conejo blanco.

Apenas me estoy acostumbrando a este nuevo mundo, pero he tomado la decisión de no esperar nada a cambio. Tener expectativas, sin embargo, mantener la mente abierta a cualquier posiblidad y seguir caminando. Es mejor que no hacer nada.

P.D. El blog continuará 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.