Sobre la existencia de Dios

Sofía

Otra “inspiración aleatoria”. Honestamente, tengo ganas de postear algo, pero no se me viene nada a la cabeza ahora. Recordé como hace unas horas, con una de mis mejores amigas, nos encontrábamos hablando un poco acerca de religión. Triste, pero no duró tanto la conversación como yo hubiera querido, debido a que estaba manejando y entrando al parqueo de un centro comercial, y ese malabrismo que tengo que hacer para apachar el botón de la máquina traga tickets me distrajo demasiado (Sí, soy de brazos cortos). En fin, ella me contaba que, a pesar de haber sido bautizada y hecho la primera comunión, no se considera católica.

No se por qué, pero sabiendo que este es un tema delicado para unas personas, a mi me fascina hablar de ello. Debo aceptar que si, me he topado con este tipo de discusiones con las personas equivocadas, se podría decir, personas algo ignorantes y sin tolerancia. Creo que al final, el hablar de estos temas controversiales sin causar problema, demuestra cierto grado de madurez.

¿Cuál es el punto entonces? Solamente es el hecho de compartir algo de mi visión, acerca de esta fuerza superior a la que todos llamamos Dios (qué se yo, en otras culturas puede tener otros nombres). Es cierto, el hombre por naturaleza se ve obligado a creer en alguna entidad, ese algo que haya creado todo este universo en el que existimos. Es obvio que en el planeta Tierra, no se repite ninguna persona, por lo que existen diferentes culturas, diferentes pensamientos. Mi objetivo aquí no es el de convencer a quien sea que esté leyendo esto, a que crea lo mismo que yo. Mi objetivo es, el de expandir un poco la mente de las pesonas, el promover algo de tolerancia y comprensión.

El fanatismo es un estado el cual trato de alejarme, y si, he conocido a personas que llegan a tal extremo de afirmar con tal convicción de que su religión es “la correcta”. Yo no quiero pelear, pero las personas en este extremo solo demuestran estar cerrados a otras posibilidades. Es solo mi opinión, pero si la religión en la que ellos están es “la correcta”, entonces ¿todos los que están fuera de esa religión simplemente no llegarán a la salvación, porque se “equivocaron”? Si Dios o esta entidad superior, es la suma bondad, dudo mucho que rechace a otras personas por no haber escogido cierto camino. Al final, todos los caminos (es decir religiones) llevan al mismo lugar: Dios. Todas las religiones creen en un Dios. Al menos yo, la explicación que le encuentro a esto es que todos creemos en lo mismo, lo que cambia es la “versión”, y a estas “versiones” se les llama religiones.

Si uno duda de su religión, sea porque no se siente cómodo por los ritos, o talvez porque no le toma interés, para mi eso significa que no ha encontrado su versión. Por ejemplo, tengo amigos que son evangélicos y van a sus actividades de la iglesia, también tengo una amiga adventista, que también participa de los ritos y, por último, tengo un amigo que dice ser panteísta. (Todavía no estoy segura de qué exactamente significa eso, pero pronto lo averiguaré) Lo que quiero decir es que, si uno se siente cómodo creyendo que el agua es verde, está bien. Cada persona es libre de creer lo que quiere, sin importar si a alguien más le parezca estupido. Lo que es importante es tener esa libertad de expresarse, de tener esa conexión espiritual que tanto necesitamos. El resto, sean opiniones, prejuicios, etc, etc, solo los desechamos.

Esto es lo que necesita el mundo, el conectarse con el interior, eliminar de la vida esas banalidades que no ayudan en nada. Necesitamos expresarnos sin miedo, necesitamos más paciencia y tolerancia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.